Mochila de Trekking

Tienda de Mochila de trekkingLeer más

Esta es una selección de mochilas Boreal, Highlander y mochilas Pentagon. Están escogidas, además de por su funcionalidad, por su resistencia y adaptabilidad a las actividades al aire libre como mochila de montaña o mochila de senderismo.

Características

Algunas de ellas vienen preparadas para incluir una vejiga de hidratación o enganches para piolets o bastones de trekking y muchas de ellas útiles también como mochilas de viaje, incluyendo también mochilas militares.

También suelen ofrecer bolsillos de acceso rápido, a los que puedas llegar sin necesidad de quitar la mochila de los hombros.  Sobretodo para los artículos que utilices regularmente durante una travesía, como una botella de agua, una visera o un impermeable.

También ofrecen un sistema de ventilación en la espalda como el AirMesh, para favorecer la circulación del aire y prevenir el exceso de sudoración de la zona de la espalda que están en contacto con la mochila.

Elemento imprescindible

Las mochilas quizás sean uno de los elementos más importantes en las actividades de montaña con el senderismo o el trekking y no llevarla nos puede meter en muchos problemas.

Como ya comentamos en muchos otros sitios de esta web, para ir a la montaña hay que llevar lo que se podría necesitar; no lo que se necesita. Siempre es mejor llevar cosas que podrían ser muy útiles en caso de necesidad, aunque no se usen, que necesitarlas y no tenerlas.

Se podrían enumerar decenas de cosas que podrían ser útiles para llevar en una mochila de trekking o senderismo pero la mayor parte de las cosas depende de la actividad que vayamos a realizar.

Lo que siempre se puede considerar imprescindible para cualquier actividad es la ropa impermeable, la ropa de abrigo y el agua. No importa que nos hayamos asegurado de la previsión meteorológica, los imprevistos se llaman así por algo y nunca sabemos cuales van a ser.

Una buena manera de encarar una travesía de montaña, por corta que sea en la planificación y aunque se pueda hacer en dos o tres horas, seria pensar que por algo inesperado, tendremos que pasar la noche en la montaña y a la intemperie.

Para este imprevisto, sólo hay dos cosas imprescindibles que siempre deberemos tener en cuenta: la retención del calor corporal y la hidratación. Los dos problemas más comunes de no prepararse ante imprevistos son la hipotermia y la deshidratación.

Para prevenir esto no necesitaremos grandes espacios. Una sudadera o un jersey, especialmente como forro polar, y un chubasquero o cortaviento, que además de mantenernos secos, por su baja transpirabilidad nos ayudará a mantener el calor corporal. De la misma manera, un softshell con propiedades impermeables se adaptará a la perfección a nuestra mochila sin ocupar mucho espacio ni aportar peso.

Las prendas softshell son especialmente recomendadas para incluir como capa exterior, ya que son prendas muy ligeras, que se pueden comprimir fácilmente y ofrecen una buena retención de calor para cuando lo necesitemos, igual que en muchos casos nos aportarán también una gran impermeabilidad.

Los forros polares también se comprimen muy fácilmente y además ofrecen una excelente retención de calor, además de un tacto muy agradable.

La combinación de un forro polar con una chaqueta softshell en nuestra mochila de trekking, es una excelente idea para superar cualquier imprevisto.

Por otro lado, el cuerpo puede aguantar muchas horas sin alimento pero es imprescindible mantenerlo hidratado.

Estas tres cosas nos ocuparán muy poco espacio aún en una mochila de trekking y, aunque no las vayamos a usar en mil salidas, podría llegar un momento en el que quizá nos salvarían la vida.

Distribución del espacio

Cómo aprovechemos el resto del espacio de la mochila ya dependerá de la actividad que vayamos a realizar y de nuestro sentido común pero siempre será bueno empezar por cosas pequeñas pero que también nos pueden ser muy útiles, como algún alimento envasado, una brújula y un mapa, un cuchillo…

En lo que a hidratación se refiere, ya desde hace años se están fabricando mochilas compatibles con vejigas de hidratación, lo que es un gran invento porque nos permite acumular una gran cantidad de agua ahorrando mucho más espacio que si la llevamos en botellas o cantimploras, además de su facilidad de uso.

Antes hablábamos de la utilización del sentido común para ocupar el espacio de una mochila de trekking. De la misma manera que hay cosas que deberíamos considerar imprescindibles para llevar, también deberemos tener en cuenta no sobrecargarlas con cosas completamente innecesarias que añadirán peso a nuestra espalda.

Conocer honestamente nuestras limitaciones y saber a qué terreno y a qué clima nos vamos a enfrentar es lo que nos hará saber hasta dónde el “por si acaso” merece la pena meterlo en la mochila o no.

Hay que tener en cuenta que esto lo hacemos por que nos gusta y no merece la pena pasarlo mal, ni por un exceso de peso que nos haga cansarnos excesivamente y sin necesidad, ni tampoco meternos en un problema que se puede convertir en grave y que lo podríamos haber solucionado con muy poco espacio y peso.

Nociones

Como se suele decir, el saber no ocupa lugar. Esto lo digo porque algo que no ocupará espacio en nuestra mochila de trekking ni sumará peso pero nos puede ser de muchísima ayuda, es tener ciertas nociones sobre cosas básicas pero muy útiles en la montaña, como por ejemplo tener unas nociones sobre orientación o saber encender un fuego, y cómo mantenerlo y apagarlo de forma segura para nuestro entorno.

Encontrarás infinidad de guías o tutoriales, ya sean en libros o en Internet, que te ayudarán a aprender trucos muy útiles e interesantes sobre cómo actuar en la montaña y que te ayudarán cuando lo necesites. De hecho, es una gran idea buscar alguna guía de bolsillo que puedas llevar en la mochila, y a ser posible dentro de una bolsa estanca.

La tecnología puede ser de mucha ayuda pero cualquier aparato electrónico es susceptible de quedarse sin batería, estropearse, y en el caso específico de los teléfonos móviles, de quedarse sin cobertura; algo muy común en la montaña. La opción más fiable es siempre poder depender de uno mismo para afrontar los retos inesperados.

Un ligero mapa y una pequeña brújula se pueden convertir en nuestros mejores amigos.

Saber que llevas una mochila con tres o cuatro cosas que te pueden salvar la vida te ayuda a afrontar todo con la mente más tranquila.

Cuando te preguntes: ¿y por qué me iba a pasar algo?, ¿qué me podría pasar?, piensa que si hubiera una respuesta para eso, no existirían los accidentes. Nadie que se haya roto una pierna, sufrido alguna torcedura o cualquier otra lesión, o un golpe de calor, lo sabía con dos horas de antelación.

También puedes leer nuestro artículo de blog Una Buena Mochila.

Cambios de talla gratis / Envío gratuito a partir de 100€ (iva no incluido)

Cerrar Menú
×
×

Carrito