Mochila Táctica y Militar

Mochila Táctica y Militar. Tienda de Productos. Leer más

En éste catálogo podrás encontrar una selección de mochila táctica y miliar de las marcas Pentagon, Wisport y Highlander. Está formado por mochilas que, aparte de por sus prestaciones y características, se presentan en colores lisos o de camuflaje, por lo menos en alguna de sus variaciones. 

Propiedades

Todas las funcionalidades que ofrece una mochila táctica y militar, las hacen perfectas también como mochilas de trekking y senderismo para baja y media montaña y para la práctica de Bushcraft.

Son mochilas muy versátiles y polivalentes que ofrecen diversas funcionalidades, que nos facilitan el acceso rápido a ciertos elementos, y con capacidad suficiente para albergar lo necesario para una jornada en la montaña.

La mayor parte de ellas disponen del sistema MOLLE.

Todas ellas están fabricadas en materiales resistentes y con una buena resistencia al agua, incluyendo algunas de ellas fundas impermeables.

Además están provistas de tecnología que facilita la ventilación en la espalda, para evitar el sobrecalentamiento. 

Muy recomendable

Llevar una mochila en la práctica de actividades de montaña y aire libre es una de las mejores recomendaciones que podamos hacer, ya que podemos incluir en ellas artículos que nos pueden librar de importantes problemas e incluso, salvarnos la vida.

Ya escribimos en otros sitios de esta web, y no nos cansaremos de recomendarlo las veces que haga falta, que para ir a la montaña siempre es preferible llevar lo que podrías necesitar, en vez de lo que necesitas. Es preferible llevar cosas que probablemente no uses, a necesitarlas que no las tengas.

Hay decenas de artículos que se podrían recomendar para llevar en una mochila táctica y militar que vamos a usar en la motaña pero lo más importante es ser previsor utilizando el sentido común.

Por regla general, los tres elementos básicos que necesitaremos meter en una mochila para una jornada de montaña son la ropa impermeable, la ropa de abrigo y el agua. Da igual que conozcamos la previsión meteorológica, en la montaña el clima es mucho menos predecible.

Aunque la jornada que tengamos planificada sea relativamente corta, nunca estará de más que contemos con la posibilidad de tener que pasar la noche a la intemperie, por remota que nos parezca la posibilidad. Necesitamos poco para afrontar esa situación pero son elementos vitales.

En ese caso hay dos cosas imprescindibles con las que siempre deberemos contar: prevenir la hipotermia y la deshidratación. Son los problemas más comunes que causa la falta de planificación y que nos conducirán a la hipotermia y a la deshidratación corporal.

La parte buena es que para prevenir algo tan grave, no necesitamos grandes espacios. Las prendas de abrigo y los sistemas de hidratación se puden guardar fácilmente y sin ocupar grandes espacios.

El calor corporal se pierde principalmente por los hombros y la cabeza. Tanto las sudaderas y forros polares como los chubasqueros o cortavientos, suelen incorporar capucha; algo que nos puede ser de muchísima ayuda en este caso.

Las prendas en tejido softshell también están muy bien indicadas para incluir en nuestra mochila táctica y militar para senderismo o trekking. Son ligeras, cálidas, tienen una excelente elasticidad que se adapta muy bien a las actividades de exterior y además, muchas de ellas son impermeables. Seleccionando un buen softshell, completo, con buenas propiedades y de calidad, podríamos sustituir las dos prendas que mencionábamos en el párrafo de arriba por una sola.

Quizá el elemento con el que debamos de ser más generosos sea el agua, sin embargo, una cantimplora de un litro y medio es fácilmente transportable. Aunque sea lo que más peso añadirá a nuestra mochila, también es lo más imprescindible.

La mejor idea en este sentido pueden ser las mochilas compatibles con vejigas de hidratación. Nos permitirán transportar una gran cantidad de agua ocupando el menor espacio posible.

Podemos aguantar muchas horas aislados y sin alimento pero es imprescindible para el cuerpo mantener el calor y la hidratación. Es algo que ocupará muy poco espacio en nuestra mochila pero nos puede salvar la vida.

Disposición

Nos queda mucho espacio para llenar la mochila. El resto de cosas dependerá de la actividad que vayamos a realizar y del clima de la zona pero sobretodo, del sentido común, especialmente para no llenar la mochila con cosas completamente innecesarias. Lo mejor es seguir pensando en cosas pequeñas y ligeras a las que se le puede sacar mucho partido, como alimentos bien compactados, duraderos y nutritivos (frutos secos, por ejemplo), brújula, mapa de la zona, cuchillo…

Hemos añadido otros cuatro elementos que juntos no suman ni un kilo, y que pueden ser esenciales.

La mejor combinación para planificar lo que llevaremos en la mochila es ser precavido, utilizando el sentido común.

Sé consciente de que lo haces por que te gusta y no merece la pena pasarlo mal, ni por aligerar unos gramos de cosas que pueden ser imprescindibles, ni por cansarnos por llevar un peso excesivo.

Fundamentos

Además de todo lo anterior, nunca estará de más tener ciertos conocimientos básicos sobre cosas muy útiles en la montaña, como la orientación, o encender y apagar un fuego de forma segura.

Incluso si no tienes formación o experiencia, no estará de más incluir una pequeña guía de bolsillo. También puedes informarte antes de salir, con lo que mucha gente experimentada comparte en la red.

Sin embargo, es importante que en la montaña no te dejes depender de un aparato electrónico; son muy útiles pero sólo cuando funcionan. Lo mejor es poder depender siempre de uno mismo para afrontar los imprevistos.

No desprecies la excelencias de un mapa combinado con una brújula, que además ocupan muy poco y son ligeros.

Para cualquiera de estas actividades, la mochila táctica y militar es perfecta.

También puedes leer nuestro artículo de blog Una Buena Mochila

Cerrar Menú
×

Carrito